Festejemos a los niños y niñas alejándolos de la violencia.



Festejemos a los niños y niñas alejándolos de la violencia.

No hay niños difíciles. Lo difícil es ser niño en un mundo de gente cansada, ocupada, sin paciencia y con prisa.